Miércoles 20/Sep Miércoles, 20 de Septiembre de 2017 Uruguay
  • Conectamos a las personas con su felicidad y bienestar. Comunicate
    2705-6130
    098-165-994

  • "Tanto si crees que puedes, como que no, tienes razón" H. Ford
    Terapias individuales.

  • Curso: Herramientas prácticas para ser más feliz

Boletín por e-mail

Cómo superar el miedo

El miedo puede ser paralizante y hacernos perder lo más emocionante de la vida. ¿Y si mejor lo superamos?

¿Quién no ha sentido miedo alguna vez? Él hace su aparición cuando menos necesitamos que lo haga, con tan sólo unos pocos minutos en nuestra mente ya puede apoderarse de nosotros y cuando nos percatamos de su presencia, ya es demasiado tarde y él ya tiene el control absoluto.

El miedo puede ser experimentado en diversas ocasiones, pero sin duda la más molesta es cuando se hace ver en aquellas circustancias donde más necesitamos nuestro valor.

“Roberto” en una de sus sesiones, me comentó que era el mejor de su clase, tenía una de las escolaridades más altas de la universidad. Era un estudiante ejemplar, un verdadero ganador. Sus calificaciones le ofrecieron varias oportunidades laborales, oportunidades que una a una fue perdiendo, siempre por la misma razón. En sus entrevistas laborales siempre se ponía en blanco, toda su simpatía, inteligencia, ingenio, se evaporaban como por arte de magia. Y así como joven profesional, a pesar de poseer todas las cartas para ganar, se veía a sí mismo como un fracaso.

“Lucas” era un conquistador nato, todo un casanova, siempre obtenía a la chica que quería, nadie podía decirle que no. Se vio involucrado en varios romances pasajeros, amores de una noche. Conocía a una mujer atractiva, la seducía y luego de un fugaz encuentro ya no quería saber más nada acerca de ella. Podríamos pensar que esta actitud frívola era lo que estaba buscando, sin embargo, este comportamiento le generaba un gran pesar. El amor verdadero le aterraba, no quería sufrir como lo había hecho su padre, quien había sido abandonado por su madre cuando Lucas tenía tan sólo seis años.

El miedo es una reacción natural, instintiva al peligro y es necesario que podamos sentirlo para sobrevivir como especie. Pero, ¿qué sucede con ese miedo paralizante que solamente estorba en nuestra calidad de vida?

Este miedo molesto proviene de varias fuentes, una de ellas es nuestra infancia. Tomemos por ejemplo el caso del amor, si nosotros vivimos en una familia donde nuestros padres eran infieles o tenían una relación violenta, es muy probable que cuando seamos adultos tengamos miedo de que nos suceda lo mismo, que querramos protegernos a toda costa del dolor que vivenciamos, que hasta lo tomemos como nuestro. Solemos apropiarnos de la angustia de nuestros padres, intentado hacer algo para que se sientan mejor o nos convencemos de que no tenemos más opción que correr con su misma suerte.

El miedo al éxito está también asociado a una baja autoestima y en algunos casos, incluso es un temor a superar a los padres. Cuando se ha tenido padres que no han accedido a estudios, a oportunidades, el hecho de que en cierta forma ellos se sientan “mejores” que sus congeneres, es suficiente para estancarse y negarse las oportunidades que ellos si han tenido.

El miedo se manifiesta bajo distintas caras y una de las más comunes es la fobia. En la fobia específica observamos que la persona siente un miedo intenso y persistente excesivo o irracional, que nace gracias a la presencia o mera anticipación de la misma de objetos o situaciones determinadas, ya sea lugares cerrados, alturas, oscuridad, arañas, animales, sangre, agua, etc. Se genera una respuesta de ansiedad ante la exposición de cualquiera de los elementos temidos, lo que hace que estas situaciones de confrontación sean evitadas o de ser toleradas generan una ansiedad poderosa o un malestar intenso.

Existen varias teorías que explican por qué surgen las fobias. Una de las razones es haber tenido una experiencia intensa o varias experiencias relacionadas con estímulos susceptibles de ser fóbicos, aquellos estímulos que atentan contra nuestra supervivencia por ejemplo enfermedades, éstas a su vez pueden ser  asociadas con insectos como cucarachas, arañas, o animales como ratones.

Existe un proceso de asociación errónea a partir de la experiencia de alarmas falsas, se puede vivenciar pánico y ansiedad en ciertas situaciones que en realidad no son peligrosas, esto ocurre porque la alarma inicial sí fue producida en un momento estresante que el sujeto no pudo manejar en ese momento. Son personas que usualmente tienen cierta vulnerabilidad psicológica y biológica que responden con expectativa ansiosa al encontrarse con la situación fóbica.

Otras variables a tener en cuenta son la susceptibilidad a la ansiedad, al asco.  Lo que mantiene las expectativas del peligro son las conductas de evitación y defensivas, ya que ambas impiden la  no confirmación de las interpretaciones de amenaza.

La fobia o ansiedad social también es frecuente, quienes la padecen se caracterizan por sentir un miedo intenso a ser observados todo el tiempo y ser calificados de una manera negativa por los demás en situaciones sociales. Esto hace nacer en el sujeto un deseo irrefrenable de evitar cualquier tipo de situación donde se sientan expuestos a este malestar.



¿Cómo podemos superar el miedo?



La mejor manera de superar algo, es enfrentarse a ello. No debemos perder la oportunidad de enfrentarnos a nuestros peores temores y hacer algo al respecto. Si bien lidiar con lo que tememos puede ser un poco violento para nosotros, podriamos comenzar a trabajar con temores menores, asociados al primero. En el caso de miedo al fracaso, podríamos intentar asistir a entrevistas laborales para puestos que no nos interesan, practicando como seria nuestra respuesta, nuestro comportamiento, sin importar el resultado porque es algo que no queremos de todas maneras. En cuanto al amor, siempre podemos invitar a salir a alguien, ¿qué puede ser lo peor que puede pasar? Sé que la sola idea de hablar con una mujer puede aterrar a algunos, pero podemos practicar con una amiga, tanteando el terreno, interesándose por saber más del mundo femenino.

La clave es actuar, hacer algo para comenzar a construir nuestra confianza. Tampoco debemos sentirnos culpables o castigarnos por ser nuestros propios saboteadores, tenemos que identificar la raíz de nuestro miedo y estar determinados a luchar contra él, teniendonos paciencia y buscando ayuda de ser necesario.

Uno siempre debe preguntarse, ¿vale la pena vivir con miedo, cuál es el beneficio que obtengo de esto? ¿Hay algo que pueda hacer para cambiarlo? ¿Por qué prefiero vivir desde la impotencia y no desde la plenitud?

En los casos de las fobias las técnicas provenientes de la terapia cognitivo conductual resultan ser muy eficientes, técnicas que conocemos y aplicamos en nuestro centro.

El miedo puede ser superado, de hecho “Lucas” y “Roberto” lo han logrado. Uno debe estar dispuesto a trabajar en los obstáculos que quiebran la armonía de una vida que puede llegar a ser muy satisfactoria, si simplemente nos permitimos ser felices.

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

Tópicos :
miedo, fobias, ansiedad social
Redes sociales

Info.

Info.
Uruguay Psicología Positiva Uruguay
Tel : (+598) 27056130
Celular : (+598) 098165994
Horario : Lunes a viernes de 9hs a 21 hs
Dirección : Presidente Gral. Oscar Gestido 2587 Montevideo Uruguay mapa
El optimismo sanador
14/Jul

El optimismo sanador

Una investigación científica prueba la conexión entre ser positivo y menor riesgo de muerte cardíaca y por cáncer.