Jueves 23/Nov Jueves, 23 de Noviembre de 2017 Uruguay
  • Conectamos a las personas con su felicidad y bienestar. Comunicate
    2705-6130
    098-165-994

  • "Tanto si crees que puedes, como que no, tienes razón" H. Ford
    Terapias individuales.

  • Curso: Herramientas prácticas para ser más feliz

Boletín por e-mail

¿Cuáles son las emociones positivas?

Las emociones positivas representan uno de los pilares del bienestar, sentirlas tiene múltiples beneficios para nosotros y podríamos considerarlas una de las vias más sencillas para incrementar nuestra felicidad.

Barbara Fredrickson, Profesora de Psicología y directora del laboratorio de emociones positivas y psicofisiología en la Universidad de Carolina del Norte, consideró que en el ámbito de la Psicología Positiva era necesario hacer un lugar a las emociones positivas.

Fredrickson nos dice que las emociones positivas se sienten y funcionan de manera distinta al resto de las emociones, ya que nos hacen sentir seguros y expanden nuestras opciones, ideas y nuestra manera de reaccionar. Nos brindan el beneficio de disfrutarlas en el ahora más el disfrutar de sus consecuencias a futuro. Aumentan nuestro repertorio cognitivo y comportamental. Entre los cambios a nivel cognitivo podemos apreciar que incrementan nuestra atención, mejoran nuestra memoria, nuestra fluidez verbal y nuestra apertura mental hacia nueva información.

Las emociones positivas tienen el poder de deshacer los efectos fisiológicos de las emociones negativas, por ejemplo disminuyen la ansiedad. Son creadoras de recursos personales y sociales, destacan aquellas cosas que están funcionando en nuestra vida y son congruentes con nuestros diversos objetivos.

La Psicología Positiva destaca las siguientes emociones positivas:

Admiración:

Se despierta ante aquellas personas que poseen una capacidad y un talento que nos puede servir de inspiración, de modelo a seguir.  Intentemos aprender de esa persona y no pensemos por qué él o ella tienen esa capacidad que yo no, todos podemos desarrollar lo que necesitamos para llegar a lo que queremos.

Alegría:

Si sentimos alegría es porque logramos lo que queríamos, es sinónimo de satisfacción personal. En los momentos de alegría es cuando nos sentimos más seguros y abiertos a nuevas experiencias y oportunidades. Situaciones para estar alegres pueden ser muchas, como el compartir una cena con amigos, enterarse de una buena noticia, que reconozcan nuestra labor.

Orgullo:

A diferencia de la creencia popular el orgullo no es algo malo, no lo confundamos con la soberbia. Los logros implican sacrificio de nuestra parte, como por ejemplo sacrificio de tiempo, inversión de paciencia, superar obstáculos diversos.

Entonces, si nos esforzamos por llegar a algo o hemos tenido la suerte de que algo se diera como esperábamos, ¿es en realidad algo tan malo que queramos compartir eso con el resto del mundo? Si pensamos que tenemos que esconder nuestros logros como si fueran algo malo, nos estamos privando de la hermosa experiencia de sentirnos satisfechos y de reconocer todo lo que hemos hecho gracias a nuestras propias manos, es quitarnos valor ante nuestros propios ojos, es atentar despiadadamente contra nuestra propia estima. Además, cuando nos sabemos capaces de lograr cosas, vamos a incrementar nuestra confianza para futuras aventuras y desafíos.

Gratitud:

Estar agradecidos por los grandes, pequeños y medianos detalles de nuestra rutina nos coloca en un estado de ánimo alegre y pleno. Solemos ser tan poco concientes de todas las cosas buenas que ya tenemos. Siempre tenemos algo que agradecer, o nuestra salud, o nuestras relaciones, o nuestro trabajo, o nuestras habilidades, o nuestra capacidad de salir adelante. Siempre encontramos algo si estamos abiertos a hacerlo. La gratitud también tiene que ver con ser agradecidos con los demás, con aquellas personas que nos han demostrado su amor o su interés en diversos momentos y esta gratitud tiene el poder de profundizar relaciones.

El perdón:

Tan importante como tener la capacidad de perdonar a los demás, es la capacidad para perdonarse a uno mismo. Muchas veces me encuentro con personas que les cuesta muchísimo perdonarse a sí mismos. Cuando nos equivocamos lo mejor que podemos hacer es pedirle perdón a la persona que dañamos e intentar reparar esa situación, si no podemos, no tiene sentido que nos sigamos castigando eternamente por lo que hicimos. Hay que dejar ir el resentimiento que podemos tener hacia nosotros y no quedarnos estancados en la culpa.

A veces nos cuesta perdonar a otros directamente. Lo que tenemos que tener en cuenta es que el perdón es necesario porque nos libera de una carga negativa, si siempre estamos acarreando un odio profundo no vamos a poder salir adelante, se nos convierte en una carga pesada.

Creo que hay que dejar en claro también qué significa perdonar, porque a veces creemos que el perdonar a otro es injusto o que tenemos que seguir manteniendo a esa persona en nuestra vida a pesar de la injuria y en realidad esto no es tan así. El perdón es un proceso interno, yo decido liberarme de esta rabia para seguir tranquilamente con mi vida. El perdón no es tanto para la otra persona, sino para nosotros. Es dejar ir el odio, es dejar ir el recuerdo de algo injusto. Es volver a tomar control sobre nuestras emociones y decidir enfocarnos en nuestro presente y en nuestro futuro.

Humor:

Generar buen humor o estar involucrado en actividades que nos generan risa es algo muy positivo. El buen humor nos ayuda a ver la vida más despreocupada, donde se puede apreciar el lado bueno de las adversidades, donde nosotros hacemos felices a los demás y nos divertimos. Es como que tenemos que aprender a seguir jugando, a veces nos tomamos las cosas demasiado en serio y la vida también tiene que ser vivida desde el lado más divertido.

Una carcajada puede ejercitar nuestro diafragma y relajar luego nuestros músculos. El buen humor nos aleja de la ira, la culpa y demás emociones negativas, nos ayuda a ver las cosas desde una mirada más relajada y a afrontar las dificultades de la vida más como un juego de aprendizaje que como una amenaza paralizante. Cuando nos reímos liberamos endorfinas, nos sentimos más distendidos, una buena carcajada fortalece el sistema inmunológico y reduce las hormonas que pueden causar tensiones. La risa provoca efectos catárticos y procesos de relajación general de los músculos del cuerpo. También regula el ritmo cardíaco, baja la presión arterial y mejora la inmunidad. Es un factor protector de la salud. La risa es tan poderosa que incluso si la fingimos podemos obtener estos beneficios.

El saboreo:

Tiene que ver con disfrutar a pleno cada experiencia y cada recuerdo. ¿Cómo podemos incrementar el disfrute por nuestras experiencias?

•Compartir con otras personas: Busca personas con las cuales compartir tu experiencia, exprésales el valor que tuvo para ti ese momento.
•Guardarlo en la memoria: Tomar fotografías, recuerditos físicos.
•Autoelogio. Recuerda con entusiasmo y orgullo lo sucedido, recuerda lo importante que fue, si estuviste tiempo esperando ese momento, si tomó planificación. Es un verdadero logro, no lo olvides.
•Agudizar la percepción: Resaltar lo bueno, los detalles de la situación.
•Ensimismamiento: Perderse en el recuerdo o en la experiencia que estás viviendo, no pensar en nada más que en eso, no importa que ocurrirá después, solamente existe ese momento

El amor:

Tenemos que aprender a amarnos a nosotros mismos. Sé que muchas personas confunden esto también con egoísmo, pero nada está más alejado de la verdad. El amarse a uno mismo es fundamental porque todo comienza en nosotros. Hay un dicho que dice que no podemos dar lo que no tenemos, y si no nos preocupamos por cuidarnos, por nutrirnos, por aprender, por querernos, ¿cómo vamos a esperar eso de los demás entonces? Todo comienza en nuestro interior.

En el amor hacia los demás hay que tener en cuenta con qué tipo de personas nos relacionamos, si nos benefician o emocionalmente o nos quitan toda la energía. Tenemos que ser concientes de si somos personas dependientes o dejamos libres a los demás. Tenemos muchas veces que aprender a cómo llevar una relación sana de pareja, así como nadie sabe de inmediato cómo ser padre, tampoco sabemos a veces cómo amar sanamente. Creo que es algo que vamos aprendiendo con la madurez, con el otro y con mucha paciencia. Estemos abiertos a tener vínculos que nos nutran y que nos permitan aprender.

El amor por las cosas que hacemos también es fundamental, ya sea por nuestra carrera, el trabajo o incluso pueden ser las tareas del hogar. Las cosas que elegimos hacer las tenemos que hacer con cariño, entregarnos a una tarea y hacerla con dedicación nos brinda mucha satisfacción también.

Desde el punto de vista corporal el amor es una emoción, un proceso que involucra a la mente y el cuerpo de manera dinámica, es una oleada biológica donde el cariño mutuo y el sentirse bien nos envuelve. Por unos meros micro momentos nos conectamos con el otro mediante la misma emoción compartida y mientras más alcancemos estos momentos, mejor nos sentimos, nos convertimos en seres más saludables, más felices e incluso hasta más sabios, de acuerdo a Fredrickson.

Cuando amamos aparece el fenómeno de resonancia positiva, al conectar con alguien profundamente aparece una sincronía entre ambos donde los gestos y la bioquímica comienzan a imitarse. Esta resonancia fortalece la conexión entre nuestro corazón y cerebro y nos hace cada día más saludables. Las investigaciones a lo largo del tiempo nos han demostrado que aquellas personas que están más conectadas socialmente viven más felices y más sanas.

1) El amor no es exclusivo. El amor no solamente está destinado a las personas que están más cercanas a nosotros (pareja, familiares, amigos). Si únicamente brindamos amor a este círculo íntimo, nos estamos perdiendo oportunidades para mejorar nuestro bienestar. Podemos experimentar micro momentos de conexión con quien sea, incluso con un extraño. Mientras tú te sientas seguro y se dé la oportunidad para establecer el tipo correcto de conexión, puede suceder en cualquier situación y con cualquier persona.

2) Jamás des por descontado tu matrimonio. Si bien nos podemos sentir en sintonía y muy cómodos con la persona a quien hemos elegido para compartir nuestra vida, el amor es como una planta que debemos cultivar día a día. Concentremos en generar más micro momentos de conexión con el otro.

3) El contacto visual es un portal hacia el amor. Habilita la sincronía neuronal con el otro.

4) Pequeños momentos tienen un efecto a largo plazo en nuestra biología. Un simple micro momento de amor tiene un efecto muy impactante en nuestra salud y longevidad. Al hacernos más saludables, también aumenta nuestra capacidad de amar.

5) El amor y la compasión van de la mano. No necesitamos estar felices nosotros ni el otro para demostrar amor. Cuando el otro sufre nuestra empatía, bondad y apreciación nos permite conectarnos. Cuando hay dolor, la compasión es una muestra de amor.

6)  Ampliar nuestra perspectiva acerca del amor mejora nuestra capacidad de amar. Cuando nos tomamos el tiempo para reflexionar acerca del amor ya estamos teniendo beneficios, ya nos estamos acercando a conectarnos con los demás de una manera más profunda.

Barbara nos dice que el amor no es romance, ni deseo sexual, no dura para siempre y tampoco es incondicional. El amor es mucho más que todo esto y tenemos que tomarlo en serio, alejado de falsas expectativas para poder conectarnos con los demás de una manera realista y saludable. Si caemos en falsas creencias, idelogías que nos quieren vender, solamente vamos tras espejos de colores y no podemos alcanzar esta experiencia honesta

Esperanza:

La esperanza tiene que ver con la percepción de que vamos a lograr lo que queremos, sea lo que sea.  Existen en esta emoción pensamientos orientados a la concreción de metas, los que nos brindan orientación y nos acercan un paso más allá del simplemente desear algo, pensamos cómo podemos acercarnos a esa meta.  Y para poder acercarnos a nuestras metas, tenemos que generar caminos hacia ellas, cuál sería la mejor idea para llevar a cabo, qué planes se nos ocurren, qué posibilidades hay.  Lo más lindo de la esperanza es que es una creencia absoluta de que podemos generar y mantener los caminos necesarios para cumplir con nuestros objetivos.

Optimismo

Así que quiero que tengan en consideración estas emociones y que busquen activamente generarlas en el día a día. Porque si todos los días  ponemos un granito de arena en nuestra cuenta de felicidad vamos a sentirnos distintos, mejor sin duda alguna, más fuertes y sobre todo más plenos.

 

¿Te Gustaría Que Trabajáramos Contigo Para Potenciar Tu Bienestar Emocional y Tu Optimismo?

 

Tópicos :
emociones positivas, amor, perdón, esperanza, optimismo
Redes sociales

Info.

Info.
Uruguay Psicología Positiva Uruguay
Tel : (+598) 27056130
Celular : (+598) 098165994
Horario : Lunes a viernes de 9hs a 21 hs
Dirección : Presidente Gral. Oscar Gestido 2587 Montevideo Uruguay mapa
Aceptar las emociones para ser feliz
02/Oct

Aceptar las emociones para ser feliz

Todos los sentimientos, incluso la rabia o enojo, cumplen un objetivo. Reconocerlos y no negarlos, a pesar de que generen sufrimiento, finalmente genera más bienestar