Viernes 10/Jul Viernes, 10 de Julio de 2020 Uruguay
  • Conectamos a las personas con su felicidad y bienestar. Comunicate
    2705-6130
    098-165-994

  • "Tanto si crees que puedes, como que no, tienes razón" H. Ford
    Terapias individuales.

  • Curso: Herramientas prácticas para ser más feliz

Boletín por e-mail

¿Por qué la risa es una aliada para la salud?

Reírse tiene efectos positivos a nivel emocional como disminuir el estrés. También a nivel físico: mejora el sistema inmunológico, ejercita el diafragma y regula el ritmo cardíaco.

Puede hacerlo usted mismo. Pruebe. En un almuerzo con su familia o en una videollamada con sus amigos, en una reunión en la que dé lugar o en una parada de ómnibus si tiene que salir de su casa. Pruebe. Agarre su celular y lea un chiste o mire algo que lo haga reír. Y ríase. No reprima la risa ni se ría en silencio. Saque toda la risa que tiene adentro y verá cómo de a poco, todas las personas que tiene alrededor o al otro lado de la pantalla empiezan a reírse con usted. Pruebe, hágalo. Quizás al principio lo miren como a un loco. Pero no se detenga. Ríase.

La risa se contagia más rápido que el coronavirus. También puede ser una barrera natural para enfrentarlo.

Los efectos de la risa a nivel mental y físico son, dicen los expertos, indiscutibles. Ya lo había descubierto el taoísmo- corriente filosófica surgida en China- que recomienda que para mantenerse saludable hay que sonreír al menos 30 veces al día. ¿Cuántas veces lo hace usted? ¿Las contó alguna vez? Por otro lado, en algunas zonas de la India existían templos sagrados a los que la gente iba a reírse como una forma de meditación.

Lo cierto es que las consecuencias de la risa para el cuerpo y la mente son muchas como para no proponernos reírnos más, sobre todo en estos días donde la incertidumbre, la ansiedad, la angustia, la depresión y el miedo pueden estar más presentes que nunca.

De hecho, dice Pedro Bustelo, psiquiatra y director de la Fundación Cazabajones, los ataques de pánico, que son ataques de angustia, se han disparado en este tiempo.

“Desde el punto de vista fisiológico la risa incluye la liberación de una cantidad de sustancias que son potentes reguladores de cantidad de funciones del cuerpo”, sostiene Bustelo. “Por ejemplo, cuando te reís liberás una gran cantidad de endorfinas y las endorfinas aumentan la inmunidad, bajan la presión, bajan el estrés, bajan la frecuencia cardíaca. Por lo tanto, la risa es muy saludable. También sucede cuando te reís que liberás dopamina, que es el neurotransmisor que usa el cerebro para sentir placer”.

Por su parte, la psicóloga Mariana Álvez, agrega: “Será una de nuestras mejores aliadas en estos momentos de tensión y soledad, ya que a nivel físico una buena carcajada fortalece al sistema inmunológico, ejercita nuestro diafragma, regula el ritmo cardíaco, baja la presión arterial y relaja nuestros músculos, nos hace más resistentes al dolor, puede mejorar incluso nuestras alergias y el asma y, además de todo esto, nos mantiene más jóvenes”.

Una investigación de la Universidad de Ontario, Canadá, realizada en 2015 concluye que las personas adultas se ríen 18 veces al día y los niños entre 3 y 5 veces más.

“El psiquiatra William Fry define la risa como una ‘experiencia orgánica’ total (holística) en la que participan los principales sistemas, como el muscular, el nervioso, el cardíaco, el endócrino y el digestivo. Las investigaciones de Fry indican que entre 100 y 200 espasmos diarios de risa equivalen a 10 minutos de remo o footing”, explica Andrés Buschiazzo psicólogo clínico y psicoterapeuta. Y agrega: “La risa diaria es útil para todos los días, siempre que se respete la voluntad y el estado anímico de las personas. Porque como la risa y el humor son buenos, nadie puede negar la función adaptativa que tienen la tristeza y la angustia en ciertos momentos de la vida”.

Por otro lado, la risa puede ser un factor de prevención para enfermedades como la depresión o los trastornos por ansiedad. “No es que sea como una vacuna que te la dan y nunca más vas a sufrir de eso, pero son factores de protección. Es un factor de protección para todo tipo de enfermedades: hipertensión, enfermedades cardíacas crónicas y, por supuesto, para el estrés”, explica Bustelo.

El estrés, que en su justa medida es necesario, también puede ser devastador. “El estrés es lo que nos hace movernos. Hasta cierto nivel es positivo. Pero siempre depende del nivel. Si pasamos ese rango el nivel de estrés positivo se convierte en negativo. Y el exceso de estrés daña la salud mental y la salud orgánica. En la modernidad tiende a volverse crónico. Bueno, la risa ayuda a bajar los niveles de estrés. Cuanto más risas más salud y mejor bienestar. Y a su vez, cuanto más bienestar, más sonrisas”.

Más allá de los efectos físicos y de bajar el estrés, la risa y el humor, dice Buschiazzo, “han sido estudiados como dos dimensiones claves para facilitar los procesos de resiliencia en aquellas personas que transitan un evento traumático en la vida”. Y, además, ayuda a “mejorar el estado de ánimo, incrementar la autoestima y mejorar las relaciones interpersonales, disminuye la timidez y la vergüenza a exponerse en situaciones públicas, permite tomar distancia de los problemas, desdramatizarlos o relativizarlos”.

Buschiazzo trabaja con la risa como terapia. “Es una técnica desarrollada en Uruguay desde 2010 como complemento de la psicoterapia individual con resultados significativos a nivel clínico”, cuenta.

La técnica fue creada por el doctor alemán Michael Titze. “El Dr. Titze visitó Uruguay en 2008 y dio a conocer los estudios científicos sobre la ‘gelotofobia’ y la risa como la herramienta fundamental para su tratamiento”.


La gelotofobia es "un trastorno psicopatológico cuya etiología reside en un complejo de inferioridad. Este concepto está vinculado con la vergüenza, dado que es una expresión de inseguridad, duda de sí mismo a la que Pierre Janet denominó «sentimiento de incompletud» que más tarde Alfred Adler lo bautizó «complejo de inferioridad». Lo que subyace en la gelotofobia es un sentimiento de inferioridad exacerbado”, explica Andrés Buschiazzo.

 

Mantener el buen humor en estos días puede resultar más difícil que antes. Mantenerse positivo ante la incertidumbre y no dejar que el miedo y las emociones negativas asalten todas nuestras horas es un objetivo que para muchos puede parecer alejado de la realidad.

Para eso Álvez da algunas pautas: “Les podría decir que siempre traten de reaccionar de manera adecuada ante un problema, no caigan en el drama excesivo de las cosas que nos pueden suceder en la rutina. Cuando tenemos problemas realmente serios, que nadie lamentablemente se escapa de este destino, es ahí cuando tenemos que encontrar la oportunidad en la adversidad. Ante los malos tiempos uno puede resurgir, madurar, aprender, evolucionar. Si bien no tenemos el control sobre todas las cosas que nos puedan pasar, siempre tenemos el control sobre nuestras reacciones y nuestra actitud (...) Cuando estamos frustrados o enojados tenemos que recordar cosas que nos hagan sentir mejor, como una buena conversación con un amigo o alguna situación divertida que nos haya pasado; recordando estamos evocando la emoción de ese momento que puede desplazar la sensación desagradable que se está sintiendo en ese instante”.

No vamos a vencer al coronavirus con sonrisas pero sí, ya lo vieron, vamos a poder sentirnos mejor en el medio de un tiempo que ya no sabe ni cómo sentirse. Haga la prueba. Ríase más.

 

 

 

 

Enlace :
Tópicos :
risa salud sistema inmunológico reducir stress
Redes sociales

Info.

Info.
Uruguay Psicología Positiva Uruguay
Tel : (+598) 098165994
Horario : Lunes a viernes de 8 hs a 21 hs
Dirección : Camino de los Hormigueros 3203 Montevideo Uruguay mapa
Coronavirus: Pensar con claridad y gestionar las emociones
18/Mar

Coronavirus: Pensar con claridad y gestionar las emociones

En esta época revolucionaria, compartimos con ustedes la mejor forma de tomarse este tema con calma